Cerradoras de latas bajo vacío mecánico


La gama de cerradoras de latas bajo vacío mecánico de Jk Somme se compone de 2 familias: la familia VR con tres miembros - VR 310, VR 318 y VR 320 - para el cierre de latas redondas y la familia Vacuum Master con dos miembros - Vacuum Master 485 y Vacuum Master 486 - para latas irregulares.

La familia VR puede cerrar latas redondas cuyo diámetro esté comprendido entre 52 y 153 mm a una velocidad máxima de 80 latas por minuto. Alternativamente la familia Vacuum Master puede cerrar latas irregulares cuya diagonal máxima sea de 160 mm a una velocidad de 80 latas por minuto.

Preguntas frecuentes acerca del cierre bajo vacío

¿Qué implica cerrar una lata bajo vacío?

La lata llena se introduce en el interior de una cámara sellada herméticamente en la cual una bomba extrae el aire creando un vacío. Una vez que se ha creado el vacío, un cabezal de cierre, situado en el interior de la cámara, completa el proceso de cierre. De esta forma se habrá creado un vacío en el interior de la lata.

Si la lata contiene líquido el vacío se creará en el espacio en cabeza; es decir, el volumen interior sin rellenar entre la tapa y el líquido. Si por el contrario el contenido es un sólido el vacío se producirá alrededor del sólido. Al aumentar el volumen libre de la lata también aumentará el grado de vacío.

¿Porqué se alarga la vida del producto?

Extrayendo el aire del interior de la lata reduce la probabilidad de proliferación de bacterias, mohos, etc. debido a que estos tipos de microorganismos requieren de aire para sobrevivir. Tras el cierre de la lata los niveles de oxígeno continuaran cayendo a medida que suben los de dióxido de carbono; creando un ambiente pobre en oxígeno y rico en dióxido de carbono reduciendo el crecimiento de estos organismos que pudiesen dañar la conserva y, por lo tanto, aumentando la vida del producto.

¿Cuáles son las ventajas del cierre bajo vacío?

  1. Llenado en frío de líquidos de gobierno ya que no es necesario calentar el producto para lograr un vacío.
  2. No hay necesidad de calentador exhauster o inyección de vapor bajo tapa.
  3. El producto mantiene una apariencia más fresca ya que el color es más brillante y natural.
  4. Reduce los costes en líquidos de gobierno ya que no es necesario llenar la lata por completo.
  5. Evita la aparición de manchas y mohos.
  6. Reduce la posibilidad de quemados durante la esterilización.
  7. No más latas abombadas debido al vacío en su interior.